Madrid Fusión

mag

Opinión

Una buena noticia

Benjamín Lana

 

Todos esperamos como agua de mayo los primeros signos de normalidad y esperanza tras este año nefasto. Miramos el telediario como los antiguos escrutaban el cielo en busca de señales y respuestas. La sociedad en su conjunto está cansada y angustiada, pero nosotros, habitantes del planeta ‘Platoycopa’, más aún.

No hay ningún otro tema del que haya escrito más en este espacio, en las 205 semanas que lleva de vida, que del drama que vive la hostelería y de la imperiosa necesidad de que la sociedad le preste ayuda. Durante muchos meses, cuando la preocupación del propio sector era todavía relativa y la de los mandatarios patrios inexistente, he insistido y revisado el tema casi en solitario. Ahora que la realidad y el futuro se ven azul oscuro casi negro todo el mundo lo hace y se eleva, por fin, el tono y la determinación. En estas circunstancias, cualquier señal que aporte ilusión, fe, refugio o esperanza… es recibida como una bendición.

La noticia de que Madrid Fusión, el congreso de cocina más respetado e influyente del mundo, se va a celebrar del 31 al 2 de junio en los pabellones de IFEMA, es por ello una buena noticia, una nueva mucho mejor que lo que lo ha sido en ediciones anteriores, cuando mostraba al mundo la fuerza de la cocina y de sus gentes y su capacidad transformadora. Esta vez, además, simboliza algo así como el retorno, la vuelta, no me atrevo a decir el ‘rinascimento’, tras el año de oscuridad, pero algo valioso. Por eso, como miembro de la familia que lo organiza, me siento especialmente contento en un día como hoy en que se anuncia su vuelta.

Es verdad que todavía pueden pasar muchas cosas, que esto no ha terminado ni sabemos si en las siguientes curvas del camino nos espera oculta alguna maldita mutación, pero al menos empiezan a brillar algunas luces al final del túnel, posadas abiertas, fogones en los que reconfortarnos de todo lo pasado.

Apoyo a la hostelería

En el programa de este año vamos a apoyar al sector de la hostelería, a visibilizar a sus protagonistas, famosos o desconocidos, y vamos a contribuir modestamente a salir del pozo, pero no planteamos una edición a la defensiva anegada de melancolía. Muy al contrario, trata de ser un acicate, un pequeño ariete. Y vamos a hablar de muchas cosas que saben a esperanza, ilusión y futuro.

Bajo el título ‘Gastronomía Circular’ se esconde una mirada profunda al cambio de paradigma que viven las cocinas de todo el mundo con la incorporación de conceptos y objetivos que hablan del compromiso con el planeta, la defensa de la cadena alimentaria en su totalidad, desde los agricultores, ganaderos o pescadores hasta la mesa, del aprovechamiento del 100%, sin desperdicio alguno, de cada alimento que se produce, de la sensibilidad extrema y la búsqueda de la autenticidad. Búsqueda en la que están inmersos los cocineros, pero también los clientes que reclaman algo así como un nuevo ‘contrato’ en su relación con los restaurantes y chefs en el que se les garantice un papel más activo. Hablamos de ‘comensales concienciados’ y más exigentes que no se conforman con planteamientos hedonistas, y menos aún esteticistas, que le empiezan a exigir a la cocina un papel más profundo como agente con capacidad de influencia en las mentalidades y actitudes de la sociedad.

Si la pandemia ha modificado el orden de prioridades de aquellas cosas que se consideraban importantes, también nos ha dejado una sociedad en la que nuestra vida cotidiana ha incorporado los momentos de interacción digital con la normalidad que nos sorprendía en las películas de ciencia ficción hace no tantos años. Así que si Madrid Fusión sigue los cambios sociales o se anticipa, había que asumir el reto y convertir el congreso en una experiencia más amplia. Más rica para los que puedan asistir presencialmente, pero también para el mundo entero. Así que por primera vez en su historia se podrán seguir las ponencias en directo desde cualquier lugar del mundo a través de una potente plataforma digital. O vivirlo días después en su totalidad o revisar aquellos contenidos que nos hayamos perdido o nos hayan gustado especialmente porque el congreso quedará grabado y accesible para los congresistas durante los meses siguientes.

Ilusión y futuro

El telón de Madrid Fusión no bajará como cada año, sino que las puertas van a seguir abiertas. Atenderemos así a infinidad de profesionales del sector que viven en diferentes países del mundo y no pueden desplazarse hasta Madrid, –situación mucho más numerosa este año por razones del COVID– que habían reclamado con insistencia la posibilidad de acceder a la conversación y a los contenidos del congreso.

Así que vamos allá, con todo. Aún quedan meses para seguir mejorando la oferta y la propuesta, para seguir sumando nuevos protagonistas, pero venimos con las ilusiones intactas, esta vez sí, para que nos contagiemos todos de algo bueno, de futuro.

Magazine